Música para dormir Gratis

Una selección de música que te ayudará a dormir

Música relajante para dormir

¿Tienes dificultad para dormir? ¿tus preocupaciones o nivel de estrés te impiden conciliar el sueño y no tener un sueño reparador? La música puede ayudarte como una herramienta más para conseguir tener una buena calidad del sueño que tan importante es para tener una vida plena.

La mejor selección
de temas de meditación

Medita con música relajante
que realmente te ayudará a
conectar con tu interior.

Música para dormir

Música para dormir

Música para dormir

12 horas de música que te ayudarán a generar un sueño profundo y duradero.

Música natural para dormir

8 horas de música con un fondo suave de agua fluyendo, para que tú también puedas fluir.

Música de piano para dormir

6 horas de música de suave piano para poder calmar tu mente y desconectar

Hábitos para combinar con la música para dormir

Mantén un horario estable, acuéstate a la misma hora y levántate a la misma hora siempre que puedas, que saltarte este horario sea lo excepcional, no la norma.

Ajusta tu horario atendiendo a la hora que tienes que levantarte para que te de tiempo de hacer todo lo que tienes que hacer antes de ir al trabajo, o irte a clase.

Para ser coherentes con nuestros ciclos del sueño y con nuestros ritmos circadianos, tendrías que sumar varios ciclos de 90 minutos (que es lo que ocupa un ciclo completo de sueño), de 4 a 6 serán más que suficientes, y a esto puedes añadirle unos 15 minutos o media hora que es lo que se tarda de media en conciliar el sueño.

Un ejemplo sería, me levanto a las 8, así que si me acuesto a las 11 de la noche, dormiré 6 ciclos, y si me acuesto a las 00:30 dormiré 5 ciclos.

Exponte a luz solar intensa si puede ser nada más levantarte, abre las ventanas, date un paseo, evita las gafas de sol… que todo tu cuerpo se dé cuenta de que empieza el día, igual que para dormir necesitamos oscuridad (y a veces un poco de música para dormir y relajante), para que tu cuerpo entienda que es de día necesita luz, natural si es posible.

Mantente activo durante el día, ya se sabe que para poder dormir hay que estar cansado, parece evidente, pero en una población cada vez más sedentaria hay que recordarlo, ser activo significa desplazarse andando, o en bicicleta siempre que sea posible, permanecer todo lo que se pueda de pie, y si en tu trabajo tienes que estar sentado.

No te olvides de levantarte al menos una vez cada hora, aprovecha y ve al baño, date un paseo para beber agua, e incluso y porqué no, haz 10 sentadillas.

Otra parte importante para mantenerse activos, es practicar algún deporte, busca algo que te guste y practícalo al menos 3 veces a la semana, como mínimo.

Si no has practicado deporte nunca o hace tiempo, el deporte puede tener un efecto contrario las dos o tres semanas primeras y no dejarte dormir, por las agujetas que puede que tengas y por un proceso natural de reajuste, pero no te alarmes, esa fase se pasa pronto y los beneficios de ser constante con el deporte van más allá de conseguir un sueño reparador o ganar salud.

Y recuerda, deja a un lado todo ese diálogo interno cuando te vayas a dormir, a veces es difícil, pero te ayudará dedicar un espacio después de cenar por ejemplo a planificar todo lo que tienes que hacer al día siguiente, dejar preparada la ropa que te vas a poner a la mañana siguiente, por ejemplo, y tomar todas las decisiones antes de que te vayas a la cama.

Cuando estés en la cama intentando dormir y te asalte una idea o pensamiento que te estrese, intenta dejarlo ir, concéntrate en escuchar la música para dormir que has puesto.

Presta atención a tu respiración, que será suave y profunda, inspirando por la nariz y soltando el aire por la boca, así poco a poco, irás entrando en un estado de relajación que te ayudará a quedarte dormido.

Evita cualquier uso de la cama que no sea el sexo y dormir, nada de llevarte el trabajo a la cama, usar el portátil o cosas así, como mucho si te sirve para relajarte, puedes leer un rato antes de apagar la luz y echarte a dormir, esta estrategia junto con una música relajante para dormir de fondo puede ser el preludio perfecto para conciliar el sueño.

Y si lo conviertes en un hábito será aún más eficaz y evitarás fomentar cualquier posible trastorno del sueño.

¡Haz alguna actividad física nada más levantarte! esto si la luz no lo ha hecho, ayudará a que cada célula de tu cuerpo entienda que ya es hora de despertar.

No decimos que te pongas a entrenar duro media hora, simplemente con varias repeticiones de algún ejercicio completo será suficiente, por ejemplo, haz 10 o 20 sentadillas, o 10 burpees, o 20 flexiones.

Si tienes problemas de sueño, es mejor no dormir siesta, ya que se sabe que desde que nos levantamos nos estamos preparando para ir a dormir, y hormonalmente, si nos echamos una siesta, estamos como poniendo a cero la acumulación de cansancio de nuestras células, y es mejor saltarte la siesta en estos casos, si la duermes que no sea más de media hora.

Y si pueden ser siestas tempranas mucho mejor, mejor una pequeña siesta a las 3 de la tarde que una siesta a las 6 de la tarde.

Evitar excitantes, y activadores neurológicos, esto incluye, el café, té, tabaco y alcohol. El café y té, siempre mejor consumirlos antes de las dos de la tarde, esto es así porque nuestro cuerpo tardará en metabolizar la cafeína que contiene unas horas, y hay que darle tiempo a que cuando sea la hora de dormir ya no tengamos cafeína en nuestro organismo.

El tabaco además de lo perjudicial que es para la salud, también actúa como un activador neuronal. Y el alcohol, aunque pueda haber la creencia popular de que te puede ayudar a relajarte, no es así, neuronalmente también es un excitante, y aunque te quedes dormido, luego probablemente te despiertes.

Cuidado también con los refrescos y el chocolate.

Cuida tu habitación, mantenla limpia, ordenada, ventilada, con una temperatura agradable, que tu cama sea cómoda, buen colchón, almohada, edredones, sábanas… todo cuenta. Haz de tu dormitorio un verdadero altar que te invite a sentirte cómodo y relajado, usa colores claros o pastel y que las luces sean cálidas no brillantes, y de poca intensidad. Para dormir bien es muy importante que haya total oscuridad, si es necesario puedes usar un antifaz.

No te vayas a dormir justo después de cenar, todos sabemos que una comida pesada o muy tardía puede hacernos pasar una mala noche, lo ideal sería cenar temprano, de 8 a 9 de la noche sería ideal, nunca más allá de las 10, y no beber líquidos una hora antes de irte a la cama si no quieres tener que levantarte en medio de la noche para ir al baño.

La música
que hacer mejor tu vida

Sabemos que la música te acompaña a diario. Por este motivo te proponemos una selección de música que te ayudará a dormir.