Música Reiki

Una selección de música para sanar

Música Relajante para Reiki

La práctica del Reiki supone una ayuda para un gran número de enfermedades. Esta antigua práctica espiritual japonesa se centra en transmitir la energía a través de las manos. Nuestra selección de música relajante Reiki te ayudará en cualquier sesión de Reiki.

La mejor selección
de temas de meditación Reiki

Medita con música relajante Reiki
que realmente te ayudará a
conectar con tu interior.

Música para Reiki

Música Reiki sanadora

Música Relajante Reiki

2 horas de música Reiki para ganar armonía interior y bienestar con uno mismo.

Música Reiki Energía

1 hora de energía para el corazón. Conecta contigo mismo y saca lo mejor.

Música para Reiki

1 horas de música sanadora para mejorar su estado de salud físico, mental y emocional.

Lo que tienes que saber sobre el Reiki

NO TE IRRITES (Okura-na). La ira, la agresividad, el enfado… estas emociones nos invaden día a día, diferentes situaciones pueden generarnos estas emociones, en este caso lo que se aconseja es en primer lugar, identificar la emoción, y después dejar que se vaya. No es fácil, claro que no, porque estas emociones nos invaden y entramos en una espiral difícil de salir, es cuestión de mucha práctica y estar en conexión con nuestros sentimientos, para ir consiguiéndolo. Primero, respira, intenta relajarte, y deja que se vaya esa emoción. Piensa que la violencia, la ira, el enfado… generarán más violencia, más ira y más enfado. Y una vez que se hayan ido esas emociones, busca soluciones, en una situación conflictiva, al ser capaz de mantener la calma esto también influirá en tu entorno, y seguro que la solución será mejor que cuando nos mueve la ira.

  1. La idea es evitar estar preocupados constantemente. Piensa que lo que tiene solución, no tiene que preocuparte, y lo que no tiene solución tampoco. De nada nos sirve estar rumiando pensamientos todo el día sobre cierta situación o problema.

Hay que tomar conciencia del aquí y el ahora, e irnos enfrentando a los conflictos que nos van surgiendo en nuestro día a dia.

Cuando nos conectamos con nosotros mismos, cuando vivimos el presente y el ahora, curiosamente en vez de aislarnos lo que pasa es que nos conectamos más a los que nos rodean. Busca el gozo de lo simple, lo que nos rodea, lo que nos da vida, y sabrás agradecer cada día de sol, la belleza de la naturaleza, el agua que nos quita la sed, la comida que nos sacia…

Esto quiere decir que des lo mejor de ti en cada cosa que realices, desde cocinar, cuidar el jardín, cuidar de los niños o el trabajo que desempeñes fuera de casa. Al poner lo mejor de tí te gustará más tu trabajo y al ser honrado, sincero…la gente te lo agradecerá. Si tu trabajo no te gusta, busca otro que te llene y en el que puedas dar lo mejor de tí.

En la tradición japonesa se honra a los maestros, a los antepasados y a los padres. Es por esto que es habitual tener la fotografía de nuestro maestro, como recordatorio y para sentirnos más cercanos a su presencia. Esto se traduce en nuestro día a día a intentar honrar el maestro que hay en los demás y en nosotros mismos.

El reiki nace en Japón en 1922 de la mano de Mikao Usui, un budista japonés y a partir de ahí ha sido adaptada por diferentes culturas a nivel mundial. Es una terapia que mediante la imposición de manos del maestro/a reiki hace que fluya la energía universal, siendo el maestro reiki un mero instrumento o filtro entre la energía y la persona que recibe la terapia.

Los niños al no tener los prejuicios y miedos que habitualmente tenemos los adultos, las sesiones de reiki serán muy efectivas, y la energía fluirá plenamente, suelen ser sesiones más cortas, alrededor de unos 20 minutos, y pueden ser de gran ayuda a niños que les cueste concentrarse, hiperactividad,o niños y niñas que estén pasando por una situación difícil, como muerte de un familiar, separación de los padres…

Dolencias como el cólico del lactante, dolores de la dentición, problemas para dormir, dolores de gases… suelen tener mejoría con la aplicación de reiki.

Si se trata de bebés o niños demasiado pequeños, puede aprovecharse para realizar las sesiones cuando están dormidos, ya que esto no impide la efectividad del reiki.

Una sesión de reiki no dura más de una hora, la persona permanecerá tumbada en una camilla, vestida y descalza, con los ojos cerrados y buscando un estado de relajación, y el maestro/a reiki irá poniendo sus manos en diferentes puntos energéticos, para favorecer la relajación es habitual poner cierta música que ayude a este fín, y quizás algún aroma, como incienso o algún aceite esencial.

Durante una sesión de reiki, es habitual que nos durmamos, y también puede que sintamos diferentes sensaciones, como cosquilleo, calor, incluso tener alguna visualización, o puede que no tengamos ninguna de estas sensaciones mencionadas u otras. Esto no es relevante y aunque nos durmamos, no afecta al efecto de la sesión.

Lo normal es recibir varias sesiones de reiki, y no una sesión puntual, cuanto más dure el tratamiento los efectos del reiki serán mayores. El reiki promueve el equilibrio mental y emocional de una persona y actúa sobre bloqueos energéticos que se pueden tener y que nos afecta en la resolución de un problema, determinado comportamiento… Ya que el reiki nos moviliza nuestra energía y nos llena de positivismo es muy beneficioso para personas que sientan apatía, estén estancadas, con depresión, dificultades a nivel emocional… incluso se nota mejoría en dolores, alergias, etc.

Es una terapia alternativa que complementa al tratamiento convencional de cualquier patología o enfermedad, y así obtener los mejores resultados, nunca se debe abandonar el tratamiento que nos paute nuestro médico para encontrar la sanación en el reiki. El Reiki nos complementa y puede ser de verdadera ayuda en muchos casos, pero si padecemos de alguna enfermedad grave que debe de ser tratada, así tiene que ser.

Puede pasar, y es muy habitual, que al iniciar una terapia de reiki podamos sentirnos hasta mal, o peor, malestares como náuseas, dolores de cabeza, sarpullidos, fiebre, estado griposo… son efectos que podemos tener los primeros días, no hay que pensar que el reiki nos ha sentado mal o que no va con nosotros porque es una reacción normal que precede a la sanación. Estos efectos secundarios, por llamarlos de alguna manera, suelen aparecer cuando una persona inicia un tratamiento reiki, y tras varias sesiones, al empezar a eliminarse los bloqueos energéticos.

 

Recuerda, que cuanto más dure una terapia de reiki en el tiempo, mejores y más duraderos y profundos serán los beneficios que podemos obtener de esta técnica.

La música
que siempre está a tu lado

Sabemos lo importante que es para ti la música. Por este motivo te proponemos una selección de música relajante Reiki para tus sesiones.